Sacando malezas de mi jardín encontré la punta de un hilo rojo.

Tirar de él me llevó por su camino.

A un rato de andar, tenía suficiente para tejer.