Mi nombre es Francisca Valdivieso, soy chilena, tengo 34 años, y hoy me gustaría presentarme como una mujer en proceso de descubrir su Magia Latente. Si me hubieran preguntado por mi curriculum hace unos años, les hubiera mostrado una lista con cosas como: Licenciatura en Arte, exposiciones individuales y colectivas en galerías de arte, participación en distintas ferias de arte contemporáneo, etc.

Pero la verdad es que siento que esa lista no es capaz de definir quién soy, ni el proceso que estoy viviendo en este momento. Sin anticiparlo, la vida se encargó de mostrarme otra forma de entender las cosas, de una manera tan potente que no he sido capaz de volver atrás.

Ser Madre

Comenzó con la maternidad. La entrega y apertura de corazón necesarias para criar a una hija me hizo sentir fuera de lugar e incómoda. De alguna forma, los parámetros racionales y exitistas de nuestro mundo ya no me hacían sentido. Necesitaba conectarme con otra forma de entender mi experiencia. Sentía un desasosiego de no poder encontrar algo que me brindara tranquilidad en mi nueva vida como mamá. La respuesta estaría en percibir el mundo desde el SENTIR y no desde el PENSAR. Esta nueva forma de sentir fue como un hilo del que comencé a tirar, y tirar, y mientras más voy desenterrando, más regalos voy encontrando en el camino.

Tarot

El primer regalo fué el Tarot. Buscando respuestas a esta intranquilidad llegué a lo que sería mi primera lectura de cartas, cuyo imaginario, profundidad y magia me cautivó a tal punto que me obsesionó entender su funcionamiento. Poco a poco en esta práctica se va desbloqueando la intuición, esos suspiros del alma que guían conectándose con el conocimiento del corazón. De la mano de la guía de las cartas pude encontrar la tranquilidad que buscaba, en un trabajo en proceso donde puedo sentirme en paz con lo que soy y con lo que hago.

Sueños

El siguiente regalo fue la interpretación de sueños. Junto con este despertar comenzaron a aparecer en mi imaginario sueños muy potentes que sentí que debía aprender a interpretar. Esto me llevó a descubrir el método Aisling para interpretar sueños, donde el sueño se toma como una experiencia espiritual, un mensaje proveniente del alma cuyo fin es guiarnos en todas las aristas de nuestra vida. Este entendimiento es lo que me ha llevado a las más profundas realizaciones de mi misma, y su potencial es tan enorme se ha convertido en mi mayor foco de estudios del último tiempo.

 

Arte y Magia

Y como la vida es una espiral, era necesario volver al principio, al Arte, pero esta vez con una perspectiva diferente, el arte visto como un proceso creativo que conecta con un trabajo mágico, de manifestación de nuestras intenciones. El trabajo escultórico tiene un enorme potencial a la hora de sacar lo que habita en nuestro subconsciente. Mezclándose con el trabajo de los sueños, se ocupa la intuición sabia de las manos para guiarnos a crear algo que habita en nuestra imaginación, y pasar así de lo intangible a lo material. Este proceso ejecuta cambios importantes a un nivel interior, ya que nos conecta con nuestra facultad innata de creadores de nuestra realidad.

¿Qué sigue desde aquí? Lo impredecible, lo maravilloso y lo incontrolable que quiera venir junto al hilo.